El plazo del 16 de agosto para los vacunados no tengan que aislarse parece insostenible a pesar de la evolución de la pandemia