La Comisión Europea rechaza su propuesta de renegociar el protocolo de Irlanda y le ofrece soluciones «creativas»